Hamparte: El arte de ser un charlatán

Muchos internautas están avivando la llama de este nuevo concepto creado por Antonio García Villarán a través de su canal de youtube en donde define a una serie de “artistas” o mejor dicho hampartistas sin talento que intentan vender sus obras como si fuesen autentico arte y muchas veces apoyados por galerías, curadores y personas esnobistas que creen tener un conocimiento “profundo” sobre el arte.

Ya de hace tiempo se necesitaba una palabra que definiera a esta serie de delincuentes o charlatanes sin talento que, aprovechándose de sus dones en el marketing venden obras carentes totalmente de sentido e intención.

Una de los argumentos en defensa a este tipo de artistas y los cuales personalmente me ha tocado rebatir es de que cualquier cosa es arte, desde un cepillo de dientes hasta una goma de mascar en el suelo. Hace algunos meses me encontré metido en una discusión en donde una persona me dijo que una cama desordenada era arte ¡Pueden creerlo! Lo peor es que esa persona me dijo que el concepto que la artista intentaba proyectar está más allá de mi entendimiento ¡Vaya falacia! Pronto descubrí que esa persona era un hampartista también.

Mi visión personal es que no todo puede ser arte porque de lo contrario el concepto se pierde y la necesidad de una palabra para definir algo genuino, con intención y estética (bien sea agradable o desagradable) no tendría cabida en un diccionario porque TODO ES ARTE. Y claro está que existe mucha subjetividad en el arte en general, desde una poesía hasta una escultura dependen mucho de la perspectiva y conocimiento que tenga el espectador pero es que el hamparte es un timo en donde se vea, no hay sentido ni intención, estas obras simplemente no proyectan nada porque no hay nada que asimilar, es simplemente alguien intentando vender algo como artístico debido a su propia “abstracción”, como por ejemplo colocar un vaso de agua por la mitad en un museo y venderlo en 20000 dólares ya que el autor le dio un sentido abstracto y eso me parece muy bonito pero solo está en la mente del autor y la obra sigue siendo un vaso de agua lleno por la mitad, no hay necesidad de ser subjetivo en este caso, esto es hamparte puro.

El hamparte se ha extendido en todos los territorios, quizás los más afectados sean el arte plástico y la música, un claro ejemplo de ello es Yoko Ono, la famosa pareja de John Lennon, sobrevalorada y no exenta de polémica. Yoko Ono simplemente se para en un escenario lleno de unos cuantos esnobs, seguidamente se pone a dar gritos y esa es su gran obra magistral. Hay galerías incluso dedicadas a ella en donde podemos deleitarnos con poesías como esta: “Enciende un fosforo y observa hasta que se consuma”. Muy elaborado ¿No? Se ve que a Yoko Ono le tomo mucho tiempo formular semejante frase, con una profundidad majestuosa. Esto es la quintaesencia del hamparte y para el creador del concepto Antonio García Villarán esta, es la reina del hamparte.

Pero también podemos hablar del rey, Damien Hirst, el famoso creador de los puntitos de colores, si, ¡Puntitos de colores! Toda la obra de este aclamado artista es hamparte puro. El señor Hirst intentó demandar a una empresa que publicitaba un anunció por televisión debido a que el comercial utilizaba puntos de colores ¡Como si los puntos de colores los hubiese creado el! Es decir, el ego de este señor está tan elevado que pensó que de su mano habían salido los primeros puntos de colores que por cierto no todos los dibuja él, manda a otras personas a que dibujen puntos de colores en un lienzo blanco, en pocas palabras ni siquiera se toma la molestia de pintar los puntos de colores.

 

“Magistral” obra de Damien Hirst

Y así como el famoso señor Hirst nos encontramos con muchos ejemplos de hamparte, como la mierda de artista, del hampartista Piero Manzoni, que consiste en colocar mierda en una lata, obviamente excrementos del autor, un artista claro está ¿Y adivinen en cuanto se vendieron una de estas latas con los valorados desechos de este magistral artista? 275.000 euros, en una subasta en Milán.

Yo por mi parte como lector empedernido, consideraría a Paulo Coelho como un hampartista, un pseudo filosofo con ideas peligrosas sobre el Universo: ¡El universo conspirará a tu favor! Claro, como si tú fueses tan especial que todo el Universo te rendirá pleitesía solo con pensarlo.

Lo más sorprendente de todo es la cantidad de gente que se deja estafar por estos hampartistas, personajes carentes totalmente de talento e inclusive de creatividad pero con una astucia innata que los hace convertirse en máquinas de hacer dinero o en una especie de rey Midas moderno. Es irónico que vivamos en una era en donde la información está bastamente distribuida y es en donde más desinformados estamos, ya que considero que para caer en estas redes se debe tener o mucha desinformación o creerse parte de una elite solipsista, es decir, que solo está en la mente del comprador.

Mi conclusión es que mientras las personas sigan apoyando a estos hampartistas, ellos seguirán produciendo “obras” y el concepto de arte se estará desmoronando día tras día, está en nosotros en tener una visión un poco más crítica para discernir que puede llegar a ser arte o no, independientemente de nuestros gustos ya que eso si entra en el terreno de la subjetividad y no sólo tener un ojo crítico en cuanto a esto sino a todo lo que nos rodea, deliberar, discernir e indagar aún más sobre la información que nos llega debería ser algo que se nos enseñe desde pequeños, más que repetir palabras como si fuésemos un simple disco duro.

Por último les dejo un enlace al manifiesto hampartista elaborado por el creador del concepto quien remarca lo que no es arte y que se necesita para ser un hampartista de calidad:

Fuente de Imágenes

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Una carta para mi mejor amiga: Soledad

Esta carta va dirigida a una amiga que todos tenemos pero no muchos valoramos. A lo largo de nuestras vidas está presente en momentos de reflexión y gracias a ella brotan ideas, pensamientos, convirtiéndolos en futuras ideas o solo un instante de introspección.

Corriendo por una plaza o encerrado en cuatro paredes, dirigiendo nuestra vista hacia el techo, cavilando y esperando ese dichoso instante en donde la sinapsis de nuestro cerebro nos llena de un fulgor inconmensurable que para los científicos y pensadores puede llamarse Eureka, para otros iluminación y para otros tantos puede llegar a ser una maldición.

¿Por qué han de alejarse de ti como si fueses el resultado de algo abyecto? Sin ti, el mundo de las ideas se acabaría y con ello todo el combustible de pensamientos fugaces, que de no atraparlos no habría nada fructífero en nuestras vidas, solo vivir por vivir como meros autómatas.

El ser humano se jacta de ser una especie social, desdeñándote como un trapo sucio o algo indeseable, pero los que te valoramos sabemos que gracias a ti, nos conocemos más, gracias a ti podemos tener un pensamiento crítico para con nosotros mismos y para con el entorno que nos rodea. Arthur Schopenhauer te conocía muy bien, te admiraba y siempre te dio el lugar que te merecías en su propia vida.

¿Qué sería de los escritores y artistas sin tu existencia? Tú no representas vacuidad, tu simbolizas la llama del pensamiento y reconfortas en momentos duros y te agradezco por estar conmigo en aquellos tiempos, evitando la cólera y la ira, esas que son nuestras principales enemigas.

Me visualizo rodeado de una naturaleza silenciosa pero no opresiva, todo lo contrario, porque me das libertad y llenas mi espíritu. ¿Por qué habría que temerte? Todos necesitamos de ti en determinados momentos, agradeciendo tu esperada llegada, porque de esa manera tenemos resiliencia, temple y valor.

Conocernos a nosotros mismos es otra de tus facultades o bendiciones, pensando en esos momentos soluciones brillantes o cuestionamientos implacables. Esos minutos, horas o días a tu lado son de valiosa importancia para forjar nuestro carácter y educarnos contigo puede ser la mayor de las virtudes, así como decía otro personaje que te conocía muy bien “La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar”. Si, hablo de Nietzsche y hablo de su compañera la soledad.

A lo largo de la historia se ha comprobado muchas veces que tú proporcionas paz y libertad, que nos llenas de musas que revolotean a tu lado como mariposas danzando alrededor de un árbol, que llenas de agilidad a un pianista, que cargas de ideas y visiones a un escritor y que le quitas el velo de maya a los pintores permitiéndoles ver espectros de colores que los bastones de nuestros ojos no nos permiten.

Les das vida a nuestros pensamientos, los llenas de color, de ambiciones y de retos. Nos educas desde pequeños, gracias a tu hija la reflexión. Nos llenas de cuestionamientos pero también nos proporcionas las respuestas.

Gracias a ti, he vivido hermosos momentos junto a un libro, una película o una canción. No hay mejor manera de apreciar estas bellas artes que estando a tu lado, porque se aprecian los matices que el ruido y las voces de otros pueden opacar. Estando junto a ti se amplifican nuestros sentidos y se mejoran nuestras relaciones para con nosotros mismos.

La meditación es una fuerte aliada pero también la observación. Ser consciente del porque vivimos, para que vivimos y que somos gracias a los momentos que pasamos contigo es algo invaluable, así como el amor que se le da al ser amado.

Las cosas más valiosas de la vida irónicamente son gratis, el problema es que el humano con su constante deseo de materializar todo desvirtúa las verdaderas facultades de ser un ser humano. Pensar, reflexionar, apreciar, amar, todas ellas nos han sido dadas desde que nacemos, sin embargo la soledad a veces se busca con ansias, pero solo aquellos que verdaderamente saben apreciar a esta compañera.

¿Quién dijo que verdaderamente estamos solos? Yo cuando estoy contigo, veo personajes y paisajes, me cuestiono las ideas de otros y me doy respuestas a mí mismo, busco soluciones a mis problemas y cuando menos lo espero aparece la inspiración.

Son pocas las personas que nos ofrecen verdadera compañía, en cambio a ti te tenemos a nuestra completa disposición todo el día. Entonces, ¿Por qué evitarte? ¿Por qué apartarte de nuestro lado? Nos das buenos consejos y nos guías en momentos de inseguridad, nos das la fortaleza para enfrentar nuestros problemas, dándonos múltiples perspectivas. Esa ventaja de poder pensar en el futuro es sólo de humanos, adelantarnos y preguntándonos ¿Y si pasara esto…? ¿Y si…?

Cuantas veces no le he dado mil y un vueltas a un problema estando contigo, buscando constantemente una solución. Me has acompañado en momentos tristes y en momentos de dicha, me has hecho revivir hermosas escenas, como si de mi propia película se tratase, me has recordado canciones pegajosas y me has hecho sentir empatía por otros, colocándome en la piel de ellos.

A veces no hay que gritarle al mundo en momentos de agonía, ni compartir nuestras penas que la mayor parte del tiempo no quieren ser escuchadas. Solo hace falta estar junto a ti, arropados con la misma tela y fungiéndonos de pensamientos. Ahora que lo pienso y estando justo en este momento a tu lado ¡Qué bello es tu nombre! Pero más bello es lo que simboliza y lo que nos das.

También hay momentos en que puedes ser gélida e indiferente, como el espacio, oscuro y quieto, pero con esa independencia que nos das, la libertad y el silencio cobran vida de manera inexpugnable. Quizás de ti radique la raíz de la inmortalidad, porque muchas de las ideas provienen de ti y ellas no perecen.

Por todo lo que representas y todo lo que me has dado, esta carta que puede ser un simple tributo, te doy las gracias, gracias Soledad por acompañarme y regalarme preciosos instantes de vida.

Fuente de imágenes

 

1, 2, 3, 4, 5

 

A letter for my best friend: Loneliness

This letter is made to a friend that we all have but not many of us value. Throughout our lives is present in moments of reflection and thanks to it sprout ideas, thoughts, turning them into future ideas or just a moment of introspection.

Running through a square or enclosed in four walls, directing our view towards the ceiling, pondering and waiting for that happy moment where the synapse of our brain fills us with an immeasurable glare that for scientists and thinkers can be called Eureka, for other enlightenment and for many others it can become a curse.

Why should they get away from you as if you were the result of something abject? Without you, the world of ideas would end and with it all the fuel of fleeting thoughts, that if we did not catch them there would be nothing fruitful in our lives, only to live as mere automatons.

The human being boasts of being a social species, disdaining you as a dirty rag or something undesirable, but those who value you know that thanks to you, we know more about ourselves and thanks to you we can have a critical thought for ourselves and for the environment that surrounds us. Arthur Schopenhauer knew you very well, he admired you and he always gave you the place you deserved in his own life.

What would become of writers and artists without your existence? You don’t represent emptiness, you symbolize the flame of thought and comfort in hard moments and I thank you for being with me in those times, avoiding fury and anger, those who are our main enemies.

I visualize myself surrounded by a silent but not oppressive nature, on the contrary, because you give me freedom and fill my spirit. Why should we fear you? We all need you at certain times, appreciating your expected arrival because in that way we have resilience, courage and bravery.

Knowing ourselves is another of your faculties or blessings, thinking in those moments brilliant solutions or implacable questions. Those minutes, hours or days by your side are of great importance to shape our character and educate ourselves with you, maybe the greatest virtue, as well as another character who knew you very well “No one can construct for you the bridge upon which precisely you must cross the stream of life, no one but you yourself alone.”. Yes, I talk about Nietzsche and I talk about his companion loneliness.

Throughout history it has been proven many times that you provide peace and freedom, that you fill us with muses that flutter by your side like butterflies dancing around a tree, that fill a pianist with agility, that loads of ideas and visions to a writer and that you remove the veil of Maya to the painters, allowing them to see spectra of colors that the rod cells of our eyes do not allow us.

You give life to our thoughts, fill them with color, ambitions and challenges. You educate us since we were little, thanks to your daughter: the reflection. You fill us with questions but you also give us the answers.

Thanks to you, I have lived beautiful moments with a book, a movie or a song. There is no better way to appreciate these fine arts than being by your side because I can appreciate the nuances that the noise and the voices of others can overshadow. Being next to you amplifies our senses and improves our relationships with ourselves.

Meditation is a strong ally but also observation. Being aware of why we live, for what we live and what we are thanks to the moments we spend with you is something invaluable, as well as the love that is given to the loved one.

The most valuable things in life are ironically free, the problem is the human being with his constant desire to materialize everything distorts the true faculties of being a human being. Thinking, reflecting, appreciating, loving, all of them have been given to us since we were born, however, loneliness is sometimes sought after, but only those who truly appreciate this companion.

Who said we are truly alone? When I’m with you, I see characters and landscapes, I question other’s ideas and I give myself answers, I look for solutions to my problems and when I least expect it, inspiration appears.

There are a few people who offer us real company, instead, we have you at our disposal all day. Then, why avoid you? Why move away from our side? You give us good advice and guide us in times of insecurity, you give us the strength to face our problems, giving us multiple perspectives. This advantage of being able to think about the future is only of humans, anticipating us and asking ourselves: What if this happen …? What if…?

How many times I’ve been looking for solutions to my problems, being by your side. You have accompanied me in sad moments and in moments of bliss, you have made me relive beautiful scenes as if it were my own movie, you have reminded me of sticky songs and you have made me feel empathy for others, placing myself in their shoes.

Sometimes we don’t have to shout at the world in moments of agony, nor share our pains that most of the time don’t want to be heard. I only need to be with you, wrapped in the same cloth and filling myself with thoughts. Now I think about it and being right at this moment by your side, how beautiful is your name! But more beautiful is what it symbolizes and what you give us.

There are also times you can be cold and indifferent, like space, dark and still, but with that independence that you give us, freedom and silence come to life impregnably. Perhaps from you lies the root of immortality, because many of the ideas come from you and they don’t perish.

For everything you represent and everything you have given me, this letter that can be a simple tribute, I thank you. Thank you Loneliness for accompanying me and giving me precious moments of life.

Image Sources

 

1, 2, 3, 4, 5