@reveur: Tertulia literaria este Jueves 30/08/18

En esta nueva tertulia literaria nos propusimos a analizar nuevos clásicos universales. La variedad de novelas consideradas como clásicos harán que los temas de conversación sean bastante eclécticos.

El lobo estepario de Hermann Hesse, se ha convertido en un clásico y referente del surrealismo y de la novela filosófica. La narración de Hesse se ha destacado por esto, por dejar profundos elementos filosóficos y en especial orientales en su obra, como es en el caso de Siddartha.

Los viajes de Gulliver se podría catalogar como una proto-distopía, en la cual el autor hace una profunda satira hacia la sociedad inglesa del momento. Los distintos viajes que hace el protagonista, perdido anteriormente en el océano, nos demuestran una crítica hace distintos aspectos de la humanidad, con un humor irreverente y mordaz.

Drácula, de Bram Stoker es un clásico de la literatura que influenció a futuras generaciones de novelistas góticos. Dracula es uno de los personajes literarios más famosos e influyentes del mundo y también a nivel cinematográfico ¿Cuántas películas no ha influenciado este chupa sangre, empezando por Nosferatu? Esta novela creó su propio nicho en la literatura y nos ha maravillado con su terror desde su lanzamiento en el siglo XIX hasta nuestros días.

Como será una noche de clásicos, esto solo será un adelanto de lo que se estará comentando en esta tertulia, cargada de historias fantásticas y narraciones magistrales.

Si deseas dejarnos un relato, ensayo o poesía no tienes más que acercarte al servidor de @reveur en donde podrás exhibirlo y así como también podrás optar por un voto por parte de nuestra comunidad. La cita es todos los jueves a las 8:00 pm. ¡Te esperamos!

Fuente de Imágenes

1, 2

La ignorancia – Milan Kundera – Reseña

La ignorancia de Milan Kundera, es una obra que como muchas del autor, está escrita de una manera elegante y puede decirse que es un ensayo y novela a la vez, con reflexiones conmovedoras que nos narran una historia de emigración y de la ignorancia hacia lo que se dejó.

 

 

Una referencia marcada en toda la novela es Ulises, quien deja su Ítaca natal por 20 años como una de las protagonistas: Irena, quien se reencuentra con un antiguo amor que tenía en Checoslovaquia, en pleno apogeo de la invasión comunista por parte de la Unión Soviética, que la obligó tanto a ella como a su amante a emigrar de su país.

Con un estilo en constante digresión, Kundera nos cuenta la historia de estos dos seres distanciados, que al reunirse parecen unos extraños. El tiempo ha hecho estragos en su memoria. Al volver ambos a su país, la lengua checa se convierte en algo ajeno, impropio de su ser, las costumbres olvidadas y el aire que se respira extraño. No es hasta días después de su regreso que Irena empieza a asimilar a su país, a su gente y a su clima.

 

 

 

 

Para Kundera el exilio y la soledad han sido un punto clave en su narrativa, plagada de reflexiones filosóficas y dándonos más de los personajes que una mera descripción gráfica como suelen hacer algunos autores contemporáneos. Las emociones y pensamientos de los personajes en La ignorancia, son más importantes que la trama que puede llegar a ser insípida e incolora debido a la exasperación y el tono gris y melancólico de la historia. Es en ese punto donde Kundera con recursos literarios modernos y gracias a las digresiones casi ensayísticas, nos revela a personajes completamente desnudos emocional y mentalmente.

Probablemente hay mucho de novela en clave en esta novela, muchas de las experiencias vividas por estos personajes fueron de panorama común en la Checoslovaquia de los 80, de esta manera, Kundera nos habla con mayor propiedad sobre un regreso cargado de nostalgia y poco satisfactorio. La enajenación y aislamiento de su propio país hace que los protagonistas de La ignorancia, Irena y Josef, se vuelvan unos extraños en su tierra.

La novela está escrita con pasajes cortos, capítulos con poca extensión, con hermosas metáforas, frases y citas del propio autor. Migaja a migaja vamos explorando en un mundo de ficción algo real que es el dolor al no saber de nuestras familias y seres queridos al estar en el extranjero. La inexpugnable verdad de esa transición de tierras y lo que conlleva después de un largo período, es el punto más importante de toda esta historia, contada gracias a un narrador reflexivo y unos personajes melancólicos.

El resultado es innovador, como todo el trabajo que viene haciendo el autor desde “La insoportable Levedad del Ser”, cargado de una aparente simplicidad en la que subyace una profunda reflexión resultado de las cavilaciones del autor en determinados temas. En esta oportunidad la ignorancia y la emigración no son palabras ajenas, sino que cumplen una especie de simbiosis en donde una depende de la otra, una da como resultado a la otra.

La historia se aleja de la espectacularidad de un thriller, el suspense del terror y de la ambición creativa de la fantasía, para dar pie a una historia que a pesar de ser ficticia cumple con todos los parámetros para haber sido una historia más de un pueblo resentido por un ataque ideológico y una revolución no deseada. El orgullo al liberarse de ese yugo es latente en algunas páginas del libro.

Si te gusta pensar y deliberar después de leer una novela, La ignorancia no te dejará indiferente. La capacidad que tiene el autor para mostrarnos sus puntos de vista es impresionante, gracias a estas novelas conceptuales. Pocos autores logran atrapar de principio a fin al lector en una novela que es parcialmente un ensayo, porque puede considerarse sosa y aburrida. Sin embargo, Kundera con diferentes estilos y con una marcada polifonía en toda la narración, nos mantiene atentos, sin prestar detalles a representaciones gráficas propias más bien del cine, sino más bien nos exhorta a pensar, cavilar y detenernos a reflexionar sobre lo expuesto.

Una novela, una profunda reflexión y un ensayo. Una novela digna de una relectura.
 

 

Puntuación: 9/10

Fuente de imágenes

1, 2, 3, 4

Ignorance – Milan Kundera – Review

Ignorance by Milan Kundera, is a work as many of this author, is written in an elegant way and can be said to be an essay and a novel at the same time, with moving reflections that tell us a story of emigration and ignorance towards what it was left.

 

 

A notable reference in the whole novel is Ulises, who leaves his native Ithaca for 20 years as one of the protagonists: Irena, who is reunited with an old love that she had in Czechoslovakia, in full apogee of the communist invasion by the Union Soviet, who forced both her and her lover to emigrate from their country.

With a style in constant digression, Kundera tells us the story of these two estranged beings, that when they meet, they seem strangers. Time has played havoc with their memories. Upon returning both to their country, the Czech language becomes something foreign, unfit for their being, forgotten customs and the air that they breathe, strange. It is not until days after her return that Irena begins toassimilate her country, her people and her climate.

 

 

 

 

For Kundera, exile and solitude have been a key point in his narrative, full of philosophical reflections and giving us more of the characters than a mere graphic description, as some contemporary authors do. The emotions and thoughts of the characters of Ignorance are more important than the plot that can become insipid and colorless due to the exasperation and gray and melancholy tone of the story. It is at this point that Kundera with modern literary resources and thanks to the almost essayistic digressions, reveals to us completely naked characters emotionally and mentally.

Probably this novel is a roman à clef, many of the experiences lived by these characters were common in Czechoslovakia in the 80s, in this way, Kundera speaks with more property about a return full of nostalgia and unsatisfactory. The alienation and isolation of their own country makes the protagonists of Ignorance, Irena and Josef, become strangers in their land.

The novel is written with short passages, chapters with little extension, with beautiful metaphors, phrases and quotes from the author himself. Little by little, we will explore in a world of fiction something real that is the pain of not knowing of our families and loved ones to be abroad. The impregnable truth of that land transition and what it entails after a long period of time is the most important point of this whole story, told thanks to a reflective narrator and melancholic characters.

The result is innovative, as all the work that the author has been doing since «The Unbearable Lightness of Being», loaded with an apparent simplicity that underlies a deep reflection resulting from the author’s thoughts on certain issues. In this opportunity ignorance and emigration are not strange words to each other, but they fulfill a kind of symbiosis in which one depends on the other, one gives as a result to the other.

The story moves away from the spectacularity of a thriller, the suspense of terror and the creative ambition of fantasy, to give rise to a story that despite being fictitious meets all the parameters to have been a story more of a land resented by an ideological attack and an unwanted revolution. Pride in getting rid of that yoke is latent in some pages of the book.

If you like to think and deliberate after reading a novel, Ignorance will not leave you indifferent. The ability of the author to show us his points of view is impressive, thanks to these conceptual novels. Few authors manage to catch the reader from beginning to end in a novel that is partially an essay because it can be considered dull and boring. However, Kundera with different styles and with a marked polyphony in the whole narrative, keeps us attentive, without giving graphic details as in the movies, but rather encourages us to think, ponder and pause to reflect on the exposed.

A novel, a deep reflection and an essay. A novel worthy of rereading.
 

 

Score: 9/10

Image Sources

1, 2, 3, 4

@reveur: Tertulia literaria este Jueves 23/08/18

La tertulia literaria se llena de nuevo de ciencia ficción con un tributo especial a quizás el principal exponente de este género: Isaac Asimov.

De origen ruso, este autor es uno de los escritores más prolíficos (sino el que más) de novelas y cuentos de ciencia ficción, además de divulgador de decenas de libros de ciencia e historia.

«Habrá otras crisis en el porvenir, cuando el poder del dinero se haya convertido en una fuerza muerta como es ahora la religión». Fundación. Isaac Asimov. 

Sus numerosas obras a veces entrelazadas entre sí en el mismo universo como la saga de Fundación y la Saga de Robots, nos sumergen en mundos futuros lejanos, haciendo hincapié en análisis sociológicos, históricos y científicos. Eso lo podemos apreciar gracias a la invención de una ciencia ficticia llamada psicohistoria, en la que se pueden llegar a pronosticar importantes eventos sociológicos a través de complejos cálculos matemáticos.

 

 

Las historias y cuentos fuera de las sagas no están exentas de importancia. “La última pregunta”, nos hace reflexionar sobre el estado de entropía en que se encuentra el Universo, dándonos una bonita esperanza. El fin de la Eternidad, es una novela sobre los viajes en el tiempo elegantemente narrada, Los propios dioses, narra sobre la vida extraterrestre en un Universo paralelo y así sucesivamente, historias y novelas salidas de la inagotable imaginación de este escritor que impulso la ciencia ficción en la edad de oro.

Para mí es un honor compartir con ustedes los libros que me he leído del autor, los relatos y lo que he aprendido a través de sus divulgaciones. Definitivamente sin Asimov, la ciencia ficción nos sería lo que es ahora. Las incontables predicciones que ha hecho el autor como por ejemplo el mismísimo internet, hacen de su conocimiento una fuente de pronósticos no dados por un don o arte mágico sino por la probabilidad e incluso el positivismo científico que reflejaba el autor en sus escritos.

Si deseas participar en esta actividad y compartir con nosotros sobre la temática expuesta en este post no solo tienes que acercarte al servidor de reveur y compartir con nosotros, todos los jueves a las 8:00 pm, en donde siempre estaremos discutiendo sobre obras literarias. También puedes dejarnos tu relato en la presente publicación o en la actividad, con la opción de ser curada por nosotros. ¡Te esperamos!

Fuente Imágenes

1, 2, 3

El hastío – Relato

Detenerme a pensar desde que preciso momento se produjo este estado de aburrimiento, tedio y desidia es difícil, fue un proceso que llevó años de monotonía y estupidez.

Nunca me caracterice por ser una persona muy tolerante, todo lo contrario, nunca tolere la mediocridad y actitud relajada ante la vida que suelen tener muchos. La vida para mí, se trataba de soberbia, pasión y vehemencia al actuar y yo en contumacia, decidí prolongar ese pensamiento por mucho tiempo.

Sentía un desdén profundo ante las personas que me rodeaban o por lo menos en su gran mayoría, tampoco valoraba la amistad por una serie de eventos que me habían perjudicado y gracias a los cuales decidí más nunca confiar en nadie. Así, poco a poco, mi círculo social se fue reduciendo, pese a tener elocuencia y mi pasión desaparecía paulatinamente.

Estaba harto del ruido de los carros, de las ambulancias, de los cuchicheos de las personas, del exceso de luz artificial, de los gritos de algunos y los sollozos de otros, de no poder leer ni escribir al tener falta de concentración propiciada por toda esta mierda que giraba a mí alrededor. En pocas palabras, estaba llegando al límite.

Uno de los eventos que me hizo tener de nuevo ganas de vivir, fue el conocer una chica con la que posteriormente me casé, rápida e impulsivamente. ¿Para qué pensar tanto si era algo que por fin me daba fuerzas para aguantar esta vida de mierda? Pensando que casarme sería una solución a todos mis problemas y teniendo unas expectativas fuera de órbita, pronto me di cuenta que ese evento se volvió en otro trasto en mi vida. ¡Vaya bodrio con que me he topado!

Probé con tener dos hijos, que se convirtieron prácticamente en hijos directos de Satanás, par de diablillos que le hacían la vida imposible a su madre y a todos sus semejantes. No entendí porque la gente hablaba bellezas de estos seres infernales, lo que hacen es siempre joder, ensuciar y joder y ensuciar. Sin embargo, los míos al parecer eran especialmente traviesos y sus juegos se extralimitaban en contraposición al aburrimiento que la vida me proporcionaba. De cierta manera los envidiaba porque tenían un motivo insaciable para moverse, el acto de molestar y joder a las personas era su impulso y su motor, toda su energía era perfectamente canalizada para hacerles la vida trizas principalmente a su madre y a los otros pobres pequeños que se acercaban a ellos.

Pensé en asesinarlos pero después lo pensé y no valía la pena, ya que no deseaba pasar el resto de mi vida en una cárcel aunque quizás haya más emoción en ella, no se sabe cuanta adrenalina se puede producir al saber que puedes morir cualquier día gracias a una pequeña rencilla. No, la idea de matarlos no era muy fructífera, pese a lo fácil que era llevarla a cabo.

Cavile durante largas noches mientras estaba en el sofá, viendo el televisor en el cual siempre pasaban la misma mierda todos los días pero con un distinto maquillaje. Programas y canales enteros llenos de estupidez, la verdadera calidad de nuestra especie se veía reflejada en una pequeña caja llena de colores.

En mis cavilaciones, pensé en irme, sin avisar, sin dejar huella ni rastro alguno, simplemente desaparecer y tratar de olvidarme de tanta miseria mental y concentrarme en un futuro lleno de sorpresas constantes. Así que apague el televisor, subí lentamente las escaleras ya que no quería despertar a nadie, entré en mi habitación no sin antes vigilar que los esbirros de Lucifer estaban dormidos, preparé una maleta con justo lo necesario y me fui.

¡Así de sencillo! Me fui, ya que el hastío que me producían todos mis congéneres había llegado a su límite, así que debía buscar un sitio donde no habitasen muchos de ellos, quizás en algún sitio de Islandia, país famoso por su poca población, quizás porque era un país lleno de misántropos como yo que buscaban alejarse y se auto exiliaban en esa pequeña porción de tierra gélida.

Nunca estuve en Islandia ni en ningún país similar, de hecho solo alcance a asentarme en una vecina ciudad. La típica ciudad llena contaminación sonora y lumínica y en donde apreciar una simple estrella era como sentir una epifanía. Sin embargo me ubique en un cómodo apartamento, una sola habitación, un solo baño, un balcón con una vista hacia los demás edificios la cual no encontraba para nada atractiva pero a muchos les gusta esa clase de estupideces y en las noches había poco ruido o por lo menos uno que se podía tolerar. No había duendes infernales tampoco.

Lo único que me preocupaba al pasar los meses era mi esposa, era un terrible castigo vivir con semejantes seres, pero creo que a ella le agradaba la idea ya que siempre que  yo criticaba alguna de sus fechorías era tomado como un terrible verdugo que solo quería ver ardiendo a pequeños niños indefensos. ¡Bah! ¡Niños indefensos! ¡Indefenso el Diablo comparado con esos demonios!

Nunca entendí como no se aburrían de ser ellos mismos, como podían vivir en una eterna ignorancia y ser felices, sin cuestionamientos, sin ningún atisbo de pensamiento, solo vivir, comer, defecar y morir. Solo eso. Lo peor es que no eran un caso especial de humanidad, sino que la humanidad en sí era similar a ellos.

Pasados ya unos cuantos años, era costumbre en mí levantarme temprano, desayunar e ir a comprar el periódico. No era que me entretenía especialmente saber qué es lo que estaba sucediendo pero comprendí que por lo menos debía estar al tanto de lo que pasaba a mí alrededor, podía ser un misántropo pero no un ignorante. Al pasar por unas cuantas páginas me llamó la atención una noticia en particular en el área de sucesos: Familia entera calcinada por incendio presuntamente provocado. Presuntamente. Palabra muy usada por los periodistas, continué leyendo: Una señora de 43 años junto a sus dos hijos fueron calcinados en un incendio aparentemente provocado por la madre. El psicólogo Josef Ramos, declaró haber estudiado a la paciente por 6 meses, la cual sufría una fuerte neurosis con momentos temporales de delirio. Las autoridades aún investigan el caso, pero se da a entender según el doctor Ramos, que probablemente la madre de estos dos niños haya prendido la cocina y prendido fuego a la casa, ya que esto se encontraba en una de los escritos que él le había mandado a hacer a modo de terapia.

Sabía que eran mi esposa y mis dos hijos. ¡Qué ironía, era yo quién quería matarlos!

 

Fuente de Imágenes

1, 2, 3, 4, 5

Reseña #05 – El extranjero – Albert Camus

 

«Hoy, mamá ha muerto. O tal vez ayer, no sé»

El extranjero, del filósofo y escritor francés, Albert Camus, nos cuenta la historia gris de un personaje que siente una profunda apatía hacia cosas que para el denominador común suelen ser importantes: “La muerte de una madre”, “el amor de una chica”, “el asesinato de un hombre.

La novela pese a su simplicidad y su poca extensión, trae tras de sí una importante reflexión acerca de la enajenación del individuo, el hastío de la cotidianidad y el horrible tedio que trae consigo la costumbre. Ese marcado tedio en este antihéroe es demostrado a través de pocas páginas con un tono reflexivo de fuerte carácter existencialista, recordemos que junto a Jean Paul Sartre, Camus, fue el padre del existencialismo.

Cabe destacar el sentimiento de decadencia producido por la posguerra en la novela. La tecnología trayéndonos avances inexorables es la aparente culpable del aislamiento del individuo como ser para sí.

Meursault, el personaje principal, nos cuenta como es arrastrado por el viento su propia enajenación pero sin ningún sentimiento, ninguna tristeza, ni sensación de soledad. El estoicismo latente en el personaje hace que sea de carácter gélido y a veces llegué a pensar que era nihilista, sin embargo en posteriores páginas descubre el existencialismo puro de la narración.

«Unas cuantas páginas en donde Meursault explica la muerte de su madre y la poca importancia que le da al asunto, un noviazgo sin amor pero con placer, una vida aislada de la religión, una vida llena de costumbre y de tedio, involucran al personaje en un asesinato, donde él mismo aprieta el gatillo 4 veces. El posterior juicio es enraizado en un debate no del crimen en sí, sino en la frialdad del personaje y la poca importancia que le da incluso a su posible muerte.

Los comentarios transgresores que hace Meursault en su juicio no ayudan de mucho y es allí donde la crueldad y la búsqueda de un juicio moral hacen que el lector reflexione sobre el sistema de cosas y sobre nuestro engranaje como sociedad. ¿Está ese engranaje funcionando como un sistema llevándose al individuo como pequeñas piedras el cauce de un río? ¿No nos estamos alienando nosotros mismos debido a la poca introspección y la desmotivación por una vida sin propósito ni esencia?

Meursault, se pregunta muchas veces esto, con conversaciones para sí tajantes y concisas y no es hasta el instante de su muerte que un sentimiento ha de llegar a su corazón, la búsqueda del odio por otros seres humanos, ya que él es incapaz de odiar, ni amar.

 

«Quizás no estaba seguro de lo que me interesaba realmente, pero, en todo caso, estaba completamente seguro de lo que no me interesaba»

Pese a la aparente simplicidad de la trama, El extranjero es una de las novelas más filosóficas que he leído junto a “La insoportable levedad del ser” de, Milan Kundera o “El Lobo Estepario” de Hermann Hesse. En estas pocas palabras escritas lo que subyace tras esa simplicidad aparente es lo más importante, la desidia por parte de este antihéroe es causal y la el sistema de cosas quizás sea el culpable, ese empeño de la humanidad por conseguir un orden utópico sin tomar en cuenta la introspección y la esencia del ser.

Albert Camus, con esta novela se ganó el respeto de muchos lectores y es situada como una de las novelas más importantes de todos los tiempos, aparte de ser una obra cumbre para el entendimiento de la filosofía existencialista como lo fue también “La náusea” de Sartre. Si eres un lector de novelas y filosofía, seguramente te atrapará, sin embargo, si busca una trama excitante, con numerosas vueltas y con una exuberante trama, no hallarás nada de eso en toda la narración. Lo importante en esta novela como dije anteriormente es la filosofía que subyace tras todas estas letras.

Una novela gris que nos hace recordar nuestra humanidad perdida.

Puntuación 9/10

Fuente de Imágenes

1, 2, 3

@reveur: Tertulia literaria este Jueves 16/08/18

 

Estamos otra de vez de vuelta en el espacio literario auspiciado por la citadela de @reveur. Nos complace traerles una nueva temática con nuevos autores e historias por revelar.

En una novela corta por lo general los autores tratan de ser concisos y diligentes en la narrativa, suele ser densa y con poca retórica, sin embargo existen sus excepciones como la famosa Metamorfosis de Kafka que nos brinda migaja tras migaja la desventura de Gregor Samsa.

La novela de ajedrez, de Stephan Zweig, la cual reseñe hace unos pocos días, entra en este mismo saco de novela corta pero intensa. Nos cuenta la historia de un ajedrecista que pese a su palpable ignorancia, se convierte en un campeón mundial, desdeñando a las personas que no se encuentran a la altura de su juego con una soberbia imponente. Luego, la inesperada llegada de un contrincante anónimo, arruina la arrogancia del arrogante personaje, no sin contarnos la experiencia vivida de este personaje, el cual fue encerrado por la Gestapo para obtener valiosa información.

Ardiente secreto, también del mismo autor, pero de carácter dramático y moral, nos sumerge en el mundo de las pasiones carnales desbocadas y de cómo estas pueden herir la sensibilidad y deshumanizan al amor. Una novela que le servirá a muchos para reflexionar.

El contrabajo de Suskind, es otra reciente novela corta que tuve el placer de leerme gracias a la recomendación de @all-right, superando mis expectativas. La pasión descarnada de un músico por su instrumento, su relación para con él y las peripecias que llevan a estos artistas por los inciertos caminos de la música, hace que sea una de las mejores novelas cortas que me he leído, gracias a su intensidad y velocidad vertiginosa de los hechos.

El extranjero, de Albert Camus, también será comentada y analizada en nuestra tertulia. La novela cúspide del existencialismo francés, que hace una crítica lacónica hacia el sentido y rumbo de la tecnología de manera sutil, nos hace adentrarnos en la piel del protagonista que poco a poco nos revela reflexiones con metáforas y diversos recursos literarios. Una novela indispensable para los amantes de la filosofía.

También tendremos como invitado especial al usuario @jauregui98 quien nos comentará acerca de sus relatos y poesías de carácter intenso que muchas veces ha exhibido en nuestro espacio. Esperamos tener una cordial y amena conversación.

Les recordamos como siempre a todos los usuarios que pueden dejarnos en los comentarios sus ensayos, poesías y relatos en este post para que puedan optar a ser curados, gracias a la oportunidad brindada por el servidor de reveur. La cita es para este jueves a las 8:00 pm. ¡Los esperamos!

Fuente de Imágenes

1, 2, 3

La inexorable verdad de Frank García – Relato psicológico

El pasillo que veía delante de mis ojos tenía las paredes manchadas y había un aire de decadencia y desprecio hacia la vida. Mis oídos lograron distinguir gritos que parecían provenir del infierno, aquel lugar del que muchos no saben, mora en la tierra y no como una sola entidad infernal sino fragmentada en distintos sitios en los cuales azotan las llamas y la tortura de maneras variopintas.

El infierno puede ser una cárcel, un secuestro, una violación, una persecución y por sobre todo y bajo mi experiencia, un manicomio. En un manicomio hay muchos infiernos porque cada quien vive el suyo personal a través de la incomprensión y rechazo de los “cuerdos”. Un manicomio es un viaje constante al inframundo, día y noche y el aislamiento, la peor de las torturas. No poder pensar con claridad debido a ruidos ignotos, frases y cuchicheos de algunos y gritos desgarradores de otros al pasar por el umbral de sus peores pesadillas, hacen que las mentes de los tripulantes de este viaje maquiavélico, se fragmenten en miles de pedazos sin lograr aniquilarse del todo y es en ese momento en que el silencio catatónico se apodera de las almas más débiles o de los ya vencidos.

Al terminar de pasar por unas cuantas puertas desvencijadas por los golpes de algunos locos y los picaportes derruidos por el paso inexorable del tiempo, me topé con el número de habitación al que buscaba, 757, en donde se hallaba un amigo al que tenía mucho tiempo sin visitar.

Las drogas, el alcohol y una adolescencia desenfrenada que continuó implacablemente hasta la adultez, hicieron que Frank García terminará de perder completamente los estribos y con ello el control de su vida. En mi vida adolescente, no niego haberme topado con situaciones en donde las drogas estaban presentes y estar en contacto con ellas pero solo de manera hedonista, sin una adicción real, todo este mundo era efímero, fugaz e irreal y los que sabían esto, se deshicieron de estas sustancias rápidamente o por lo menos no permitieron que estas los dominasen.

 

Image result for separadores png terror

 

Mi amigo Frank no era el caso, el y las drogas tenían una fuerte conexión, como si su torrente sanguíneo estuviese compuesto de heroína y la fuerza bombeadora del corazón fuese impulsada por estupefacientes como la cocaína, aquella que hace expresar y hablar de más. Frank siempre quiso ir más allá de las experiencias triviales, quería dar un paso más y adentrarse en caminos psicodélicos en donde la realidad parecía perder sentido pues, la suya propia fue motivo de desasosiego e infelicidad. Sus amigas reales eran las drogas, pequeñas porciones de felicidad que podías comprar por un elevado precio la mayoría del tiempo, cosa que a Frank nunca le importó, siempre había una manera de encontrar aquellas sustancias tan necesarias como la comida misma, ya que prácticamente eran parte, según él, de su fisiología.

La familia de Frank, al ver que se había vuelto un criminal en potencia y que por fortuna no había asesinado a nadie aún, decide internarlo a sus 33 años en un manicomio, no solo por sus mañas delictivas sino por su comportamiento alienado de carácter psicopático.

Personalmente nunca me enteré de las cosas que decía Frank, ni de lo que hizo, estaba bastante distanciado de ese oscuro mundo al reconocer que era una enredadera de mentiras y comportamientos erráticos, sin miramientos al futuro, solo un presente extremo, sin ningún atisbo hacia una vida segura o cuando menos agradable en sobriedad.

Frente a la puerta 757 se hallaba mi amigo, al que abandoné por instinto de preservación. Se encontraba sentado en una pequeña mesa que se encontraba justo delante de una pequeña cama sucia y maloliente, que de seguro crujía al uno acostarse. Por suerte había dos sillas, quizás dispuestas por mi visita, sin embargo no entendí los numerosos papeles con garabatos que yacían en la mesa como un rompecabezas. Yo, al verlos, recordé un poco a la escritura cuneiforme de los egipcios, pero en esta ocasión claramente se trataba de los delirios de un loco.

Mi visita repentina estuvo inspirada por el arte y la carencia de musas, necesitaba escuchar algo inverosímil que se escapase de las placidas lagunas de la realidad, que reemplazasen esa quietud y falta de pasión por la vida que necesitaba para plasmar algo, un esbozo o unas pinceladas tortuosas como las de Vincent Van Gogh en su famoso auto retrato. A veces la vida nos exige situaciones extremas, adversidades que se plasmen en nuestras memorias y de esa manera alcanzar la cúspide a partir de unos trazos, moldeando con vehemencia figuras que reflejan el miedo vivo en nuestro ser, al fin y al cabo, el arte nos ayuda a deshacernos de nuestros demonios… Otras veces de adquirir una legión de ellos.

Image result for separadores png terror

Pese a tener a Frank delante de mí, en sus ojos se percibía un estado de frialdad absoluto. Me miraba por pocos segundos y luego desviaba sus ojos hacía las hojas que se encontraban en la mesa. Tenía que hacer una pregunta, pero en ese instante de nervios, no se me ocurrió ninguna inteligente:

– ¿Cómo has estado Frank? – pregunta irónica viendo su estado

– ¿Por qué ves con rareza mis escritos? – preguntó sosegadamente

– No logro comprender su significado – respondí con sinceridad

– Eso es porque primero debes escuchar la historia que subyace en ellos. – me dijo solemnemente – Cada uno de ellos representa una palabra con muchos significados, ha sido un regalo de los dioses que moran en la gravedad

– ¿En la gravedad? – pregunté imprudentemente, en vez de dejarme llevar por sus palabras incomprensibles que era lo que yo buscaba, una historia que plasmar con mis pinceles

– La fuerza que para la humanidad aún sigue siendo un misterio, es gobernada por dioses. Dioses que se comunican entre ellos a velocidades superlumínicas, desafiando las matemáticas y toda razón impuesta por el ser humano.

– Pensé que las matemáticas eran el lenguaje del todo

– No es así, hay cosas que trascienden a los números

– ¿Cómo son esos dioses, Frank? – me picaba la curiosidad por conocer esa mitología que él estaba creando.

– Son invisibles, oscuros y yacen en ti y en mí, yacen en todas partes, su fuerza lo controla todo porque ellos son los primigenios. Pero quizás para que entiendas bien debo contarte una historia:

Image result for separadores png terror

Al pasar por distintas experiencias a través de las drogas, en una ocasión conocí a un chamán que se jactaba de poseer una de las drogas menos conocidas y más explosiva de todas y no hablo del peyote ni el DMT, hablo de algo superior, algo que me cambió la vida y que solo hizo falta una probada para sentir como el velo de maya se desvanecía. Su nombre y su textura no la recuerdo, ni siquiera recuerdo si se comía, fumaba o inyectaba, solo recuerdo una intensa experiencia emocional y visual.

Después de eso, las voces me atormentaban, me seguían a donde yo fuese. Si me concentraba, podía atrapar instantes de tiempo en el futuro o en el pasado, eran como bloques de tiempo que yo capturaba y en ocasiones me permitía recordar el futuro. Estoy seguro que nadie puede recordar el futuro, pero yo sí. Lo comprobé muchas veces, calculando eventos, atrapándolos en mi mente y esperando ansiosamente a que sucedieran y así pasaba.

Al principio me asusté, no podía creerlo, había llegado demasiado lejos y me estaba volviendo loco, entre en un estado de misantropía y empecé a delinquir para consumir otras drogas para olvidarme temporalmente de todas estas sensaciones, pero apenas el efecto se pasaba, ocurría lo mismo, las voces y las imágenes en mi cabeza se abrían paso, agujereando mis neuronas e intoxicándome con su poder.

En mi larga estancia de dos años aquí en este pútrido sitio, mis visiones han ido in crescendo, son cada vez más vívidas y la realidad ha perdido interés para mí. Prefiero concentrarme en mis símbolos, descifrar y encriptar, descifrar y encriptar. ¿Ves estos tres símbolos de aquí? Representa el número de esta habitación, 757 y justamente y no por azar, apunta hacia la puerta, esa es mi protección para cuando los malditos enfermeros vienen a castigarme.

Tengo un recuerdo del futuro para ti. En uno de tus bloques de tiempo, estarás cavilando sobre esta conversación y de ella saldrá una gran obra que será producto del terror que vivirás al yo compartir mis experiencias contigo, sin necesidad de contar, sin necesidad tan siquiera de un gesto. Esa obra, traerá vida para ti y muerte para muchos. La melancolía que de ella emanará solo la podrás soportar tú y aquellos cautos que no busquen explicaciones. Tu obra traerá estos tres símbolos, no necesitas saber su significado por ahora, tú comprenderás más adelante. ¿Necesitas un comprobante? El sol amanecerá de un rojo intenso y la catástrofe se esparcirá en este manicomio.

Image result for separadores png terror

Yo, ya no podía tolerar tanta locura descabellada y decidí alejarme sutilmente del sitio, obsequiándole a Frank un cigarrillo el cual no prendió, guardándoselo en el bolsillo quizás para una futura ocasión.

Fui lo más amable posible y me despedí de Frank, lo que buscaba ya lo había encontrado. Una conversación intensa, con una historia del todo inverosímil producto de una mente deteriorada. No sabía cómo podía calzar esto en un óleo, pero debía intentarlo.

Al llegar a casa decidí acostarme y despejar todas esas visiones que pensé que por sugestión se venían a mi cabeza. Al no poder dormir, me di cuenta que los tres símbolos penetraban los más oscuros recovecos de mi mente. Las voces me instaban a dibujar y eso hice. Dibuje y dibuje, por horas hasta el amanecer. El sol se tornó rojo, dispuesto a abrasar toda la ciudad con su monumentalidad. Sentí que estaba retrasado y los trazos empezaron a borbotear de nuevo, mi mano ya no era de mi pertenencia, solo era un instrumento de los primigenios. No podía creer que esto me estuviera pasando. ¿Es que acaso la locura es contagiosa?

En determinado momento, pude dormir, habiendo una laguna de quizás unas horas en mi cabeza. Veo el óleo detenidamente, con odio, porque me había infectado la mente. Sí, era ese maldito dibujo y Frank también. Sin embargo, Frank yace muerto hoy día, gracias al cigarrillo que le di, su habitación quedó calcinada junto a él y yo justo en la habitación 758 de este pútrido manicomio. ¿Le ha gustado la historia señor periodista?

Fuente de imágenes

1, 2, 3, 4, 5

Reseña #04 – Novela de ajedrez – Psicológico

La obra del escritor Stefan Zweig, Novela de ajedrez, es una de las novelas más apasionantes que se han escrito sobre el juego que yace en la simplicidad de su título y es que, sin necesidad de una retórica abrumadora, la novela a pesar de ser corta, nos revela de manera soberbia la pasión y delirio de una afición pero también nos sobresalta con la arrogancia y la oscuridad del pasado radical nacionalsocialista.

Al principio de la obra podemos encontrar a un huérfano que es adoptado por un sacerdote. Este al ver que no tiene ninguna virtud, criterio ni voluntad propia, se percata que algo no se encuentra bien en el pequeño. Posteriormente y por casualidades de la vida – que no son pertinentes explicar – el niño es dotado de una capacidad arrolladora para jugar al juego de reyes, sin embargo incapaz de aprender nada más, siendo un iletrado e ignorante pero con un enfoque especial en la tabla de las 64 casillas.

A modo de monólogo, el narrador nos explica como este ajedrecista se convierte en campeón del mundo y a su vez como su lado arrogante y déspota se hace relucir en un trasatlántico rumbo a Nueva York, para desafiar a otros campeones mundiales. Este personaje, de apellido Czentovic, nos demuestra a través de su aparente poder – gracias a la fama otorgada por su excelente manera de jugar – como es que la ignorancia es atrevida.

Displicente, arrogante, déspota y calculador son algunos de los adjetivos que se le pueden atribuir a este personaje, que al ser retado numerosas veces y cobrar una cantidad exorbitante de dinero por ello, trata a los demás tripulantes con desdén hasta que un peculiar personaje aparece: El señor B. Es en ese preciso instante en que la novela transcurre con mayor fluidez, narrándonos a través de un monologo como es que el Señor B, consigue también ser un excelente ajedrecista y también por qué no gusta demostrarlo.

 

“Conocía, huelga decirlo, por experiencia propia, la atracción misteriosa del «juego de reyes», el único entre todos los ideados por el hombre que se sustrae soberanamente a toda tiranía del azar y otorga sus laureles de vencedor de un modo exclusivo al espíritu, más propiamente dicho, a una forma determinada de la habilidad intelectual.”

En páginas posteriores podemos ver una clara crítica hacia la invasión nazi y la tortura psicológica que hacía la Gestapo y de la cual fue víctima esta personaje pero de una manera más diluida y “refinada”, siendo este encerrado en un hotel en vez de en un campo de concentración debido a sus conocimientos de personas ilustres y adinerados ya que él trabajaba en un bufete de abogados.

La opresiva soledad, el delirio que transpira el exceso de introspección y el desasosiego producido al no saber qué será de su vida después de su estancia en ese hotel, sumergen al Señor B en olas de frustración constante, al no poder leer, escribir ni tener contacto con otro ser humano.

Sin embargo, el susodicho señor consigue robar un libro, este, con ambición, estaba esperando a que fuese una obra poética de Goethe y al enterarse de que el material conseguido era un libro de ajedrez, su decepción hace que casi destruya el libro.

Pacientemente decide enfrentarse a los extraños códigos del juego, C4, F2, G6 y así sucesivamente, percatándose de que puede vencer el insufrible tedio en el que se hallaba metido. Pronto consigue memorizar las partidas de los campeones mundiales y al conseguir esto el miedo lo invade al hastiarse de jugar victorias de otros jugadores y es en ese instante donde decide enfrentarse a sí mismo.

El delirio que sufre el personaje debido al estrés y la agonía producida por la soledad y por el juego, hace que pierda interés en comer y en dormir, la pasión crecía por el juego y múltiples capas con numerosos juegos yacían en su mente, enfrentándose las blancas y las negras como si su mente se dividiese en estos dos colores. El juego hizo mella en el personaje y la pasión desenfrenada lo estaba matando mentalmente, adquiriendo tintes esquizofrénicos.

Con esta novela, Zweig nos demuestra con simplicidad no exenta de elegancia muchos puntos interesantes de la vida y de la humanidad: la palpable arrogancia de Czentovic en contraposición de la humildad del Señor B, hacen que estos personajes antagónicos de por si aviven una historia corta pero intensa. El enclaustramiento del Señor B, es una visión clara de lo que sucedía en la época en que la novela fue escrita y fue una manera de expresar la animadversión de manera sutil que tenía el autor por el radicalismo nazi. La pasión excesiva que nubla la razón para conseguir un objetivo que puede ser una quimera pero que está claro en nuestra mente y que solo es cuestión de hacerlo tangible a través del esfuerzo excesivo, del sufrimiento y de la constancia agotadora, se percibe en la novela, como aquellos artistas que han de morir haciendo sus obras, por inagotables horas de desvelo y dedicación.

Esta es una de las mejores novelas cortas que he leído y cuenta con todos los elementos pese a su poco volumen, para ser un clásico. En ella encontrarás pasión, soberbia y critica auto-reflexiva a través de un monologo que no cansa, haciendo que el lector se interese y avance con ávida rapidez.

 

Puntuación 10/10

Fuente de Imágenes

1, 2, 3, 4

La casa de las mil puertas – Relato – Terror

 

– ¿Cómo sigue mi esposa doctor? – le pregunté angustiado al doctor. Llevaba casi un mes con paros cardíacos diarios, algo inexplicable, ella moría todos los días sin yo poder hacer nada y la impotencia me oprimía el alma.

– Sigue en estado catatónico y los paros cardiacos siguen con la misma frecuencia y por extraño que parezca a la misma hora exactamente, 3:30 am. A esa hora el equipo de enfermería y yo nos aglutinamos para poder rescatarla diariamente. Estamos exhaustos pero estamos haciendo todo lo posible por mantenerla con vida. Sin embargo no me parece que sea la mejor manera de vivir.

– ¿Me está diciendo que debemos desconectarla? ¿Matarla? ¿Aplicar Eutanasia en mi esposa? – cada pregunta la hacía de manera más indignada. No podía entender como un doctor me podía insinuar tal cosa. Pero ahora sé que tenía razón.

– Solo digo que no es la mejor manera de vivir, si a esto se le puede llamar vivir. Su esposa sufre ataques cardiacos diarios, eso es algo que no podemos explicar y tampoco como es que logra sobrevivir a tales impactos día tras día. Sin embargo pese a su inconsciencia, se registran altos niveles de actividad cerebral, puede que suene paradójico pero lo cierto es que en su estado, ella vive una realidad inconsciente, fuera de nuestro alcance. Lamentablemente no existe equipo tecnológico suficiente para poder hacer algo por su esposa en este momento, ya que es un caso muy peculiar al que nadie se ha enfrentado. La agitación en su cerebro es constante, con picos aún más altos en la noche.

– No creo que pueda tomar una decisión ahora y menos de esta magnitud como comprenderá. Necesito tener cabeza fría pero me es imposible. Mañana vendré a primera hora y hablaré con usted. Muchas gracias por todo lo que hace por mi esposa. Sé que ha sido un trabajo arduo para todos ustedes.

Me pregunté más de una vez que podía estar pasando con Alphild, ¿Qué pasaba por su cabeza? ¿Qué fue lo que ocurrió en aquel maldito bosque? Su carta inextricable me dejaba con más dudas y la zozobra me estaba consumiendo.

Sabía que lo correcto era acabar con su vida, suena horrible pero la palabra eutanasia es solo un eufemismo.

Cuando llegué a casa, las horas pasaban lentamente y las agujas del reloj parecían detenerse. Su sonido era vago y distante. Luego volvían frenéticamente. El tiempo parecía estar descontrolado, como si mis pensamientos se reflejasen en él. A las 3:20 am, había tomado una decisión, pero aún no tenía la fuerza para afrontarla.

 

La casa de las mil puertas

 

Al principio todo era difuso para Alphild, su visión limitada hacía que tuviese que agarrarse de las paredes de una pequeña habitación para poder mantenerse en pie. Había una cama con un peluche en el medio que invitaba a Alphild a abrazarlo. Un tótem de la infancia, una reliquia olvidada y un poco de cariño antes de grandes tormentos.

– ¿Bobo eres tu? – decía Alphild con voz cansada, inmediatamente abrazándolo, pues era su único amigo en ese momento.

15 minutos de balanceos incesantes en la cama y Alphild decide enfrentar lo que ella asumió tácitamente que era su peor pesadilla: Abrir la puerta de aquella habitación.

El pasillo era largo, rodeado de puertas y puertas y parecía no tener fin. Alphild decide entrar en una de ellas.

La misma cama, el mismo peluche, la misma soledad. Sin embargo no le importo mucho, ya se había acostumbrado a que su nueva vida era un caos surreal, en donde nada tenía explicación, eso hacía que su mente se fragmentara poco a poco en mil pedazos ya que al no reconocer nada como real, lógico y con razón, todo pierde sentido y el desinterés por cualquier cosa se apodera de las personas. ¡Cuántas veces se intentó suicidar Alphild! Pero no puedes matar a tu mente. Puede estar vuelta pedazos, pero sigue estando allí, elucubrando nuevos pensamientos.

Alphild imagina a su familia, a su esposo y a todo lo que perdió. Se ve a sí misma en frente de si, cosa que logra captar su atención. Se besa, siente amor por sí misma, se enamora, pero esa figura delante de ella se esfuma como cenizas que se las lleva el viento. La tristeza invade de nuevo a Alphild. ¡Que auto flagelo tan grande!, pensó.

En cada puerta había un nuevo tormento que enfrentar, sin embargo con el tiempo ya para Alphild las torturas, los engaños y el dolor no significaban nada. Era un día cotidiano, como cepillarse los dientes y luego ir al trabajo. Ya nada podía herir a Alphild, ya nada podía hacerla siquiera sentir algo.

Tras navegar con tedio, por 999 puertas, logra alcanzar el fin del pasillo que parecía no tener fin. Al abrir la última puerta, había una habitación oscura, sin ningún objeto. Pocos segundos después escucho unos sonidos extraños, como provenientes de un animal, muy grotescos.

 

– ¿Ya te has enfrentado a todos tus temores? – le pregunta una sombra que se esparcía por las paredes.

– No lo sé, supongo – dijo Alphild, ya hastiada de tanto juego y sufrimiento.

– Aún no has entendido – decía la voz de manera amenazadora

– No quiero entender, solo quiero dejar de existir

– Eso sería muy fácil, pero debes sufrir para poder entender. Hiciste mucho daño Alphild fingiendo ser una persona buena. Yo, lo sé todo, conozco la malignidad de cada ser porque Yo soy el mal, soy el adversario, el opositor y el que conoce cada uno de los pecados de cada ser humano – al terminar de decir humano, se prende una vela que iluminaba tenuemente la habitación y Alphild pudo comprobar quien era la entidad que tenía en frente – Ya me reconoces ¿Verdad? Baphomet, Lucifer, Loki, Leviathan, Belial, Trickster, entre otros muchos nombres que me dan. Soy parte del equilibrio del cosmos y portador de sabiduría.

– ¿Por qué yo? – decía sin entender nada Alphild.

– ¿Por qué yo? – repitió Trickster, haciendo eco de la pregunta varias veces.

– No entiendo nada ¿Qué coño está pasando aquí? – gritaba una y otra vez la prisionera de la casa de las mil puertas. El terror se apoderó de ella.

– Los experimentos cósmicos siempre serán incognoscibles para los seres humanos – le susurraba en la oreja a la pobre chica torturada – cierra los ojos y observa el daño que has hecho – En ese momento, mil y un recuerdos se apoderaron de Alphild, produciéndole sensaciones fuertes pero efímeras – ¿Lo ves? – susurraba Trickster de nuevo.

 

El macho cabrío se erigió, superando por tres cabezas en altura a Alphild, produciendo en esta una oleada de terror y un paroxismo imparable. Su corazón latía rápidamente, su cabeza se encontraba fría y sus piernas parecían no responder.

No tuve que tomar ninguna decisión, mi esposa murió mientras yo pensaba matarla para hacerla estar en paz. El 15 de junio a las 3:20. Ocurrió su último para cardíaco que acabó con su vida.

 

Esta fue una continuación de mi relato hecho para el concurso de cuatro cuentos ¿Que coño pasa aquí? – Alphild y Trickster.

 

Fuente de Imágenes

1, 2, 3, 4, 5, 6